Noticias

¡La noche es corta!

Yakio

Night is short, Walk on Girl (en japonés, Yoru wa Mijikashi Aruke yo Otome) es una película de animación japonesa estrenada el año pasado en su país de origen. Este año llegó a las salas de cine de Cinépolis como parte del Konnichiwa Fest. El equipo de Frik-In se dio a la tarea de ir a verla para que tú no tuvieras que hacerlo. Sin embargo, la recomendación generalizada es la misma: ¡VELA, YA, AHORA!

Entramos un poquito tarde a la función, y aun así entendimos bien la historia. La animación se ve muy distinta a lo que estamos acostumbrados en anime, pero es buenísima. Los colores, el estilo de dibujo, trama, voces, absolutamente todo te invita a ver esta película. ¿Cuál sería su género? Hay muchas situaciones que podrían quedarse en una comedia; sin embargo, el móvil principal de la trama, es el amor (¿platónico, incondicional, romántico?), presentado de múltiples maneras, desde el amor por una pareja, por tu pasado, por ti mismo, y la constante lucha contra la soledad. Puede que, para nosotros occidentales, el concepto de la soledad nos parezca no tan trascendental como otra clase de eventualidades que podríamos enfrentar, pero para los japoneses es un tema muy fuerte, un verdadero problema cada vez más cotidiano, y es por esto que en Night is Short todo el tiempo se le visualiza como si se tratara del enemigo principal.

La protagonista es una chica fuerte y delicada a la vez, llena de amor por la vida, con gran empatía y facilidad para acercarse a la gente y brindarles calidez, todos los personajes de la película se ven atraídos por ella, o incluso salvados. Por supuesto, tantas cualidades no pasan desapercibidas, y un joven de la misma escuela, mayor que ella, quiere generar algún tipo de cercanía con quien se convierte en su amor platónico. Pero es tan tímido, que en todos los encuentros no se le ocurre mejor excusa que decir que es ‘por casualidad’.

Podría platicar toda la historia a detalle y aún así dejar confundidos a quienes me lean, porque, aunque la trama es entendible, tiene momentos bastantes surrealistas, un final lo suficientemente loco como para que alguien del equipo la comparara con The End of Evangelion (le pegamos). La banda sonora corre a cargo del buen grupo Asian Kung Fu Generation, seguramente bien conocido por todos los otakus de corazón. En fin, no se queden sin ver esta maravillosa película que, para mí, ha marcado un nuevo punto de partida para las películas de animación japonesa. Esperemos que próximamente el Konnichiwa Festival nos sorprenda con la edición en BlueRay de está y las otras películas exhibidas durante el festival.

Y que el dios de los Libros Usados te acompañe a buscar ese libro de la infancia que tanto añoras.


Imágenes: Yoru wa Mijikashi Aruke yo Otome